Revista de Arte Boticario





ENTREVISTA



Entrevista a David Hernández


Por Jazmín Rangel



La obra de David Hernández gira en torno a los múltiples leguajes que pueden establecerse con el cuerpo humano y su relación con los espacios públicos y privados, con los objetos a nuestro alrededor y con las formas escultóricas que no son necesariamente artísticas sino las que el Estado ha construido para habitar espacios cada vez más pequeños, para transitar por pasillos cada vez menos cordiales, aquellos sitios generadores de claustrofobias e inquietudes mentales, aquellos que acostumbran al cuerpo a vivir agachados, encerrados, limitados, sofocados, haciendo sentir a las masas un amordazamiento anímico, creativo e intelectual.




Los proyectos de este joven escultor invitan a una contemplación de lo visual desde una perspectiva social, al mismo tiempo que individual: cuestiona el por qué de la necesidad de vivir en ciudades de asfalto, encerrados en viviendas de 20 metros cuadrados. Invita a adentrarse en el ámbito de la naturaleza del cuerpo humano: sus dimensiones, su naturaleza de movimiento y la necesidad de recreación a partir del entrenamiento, del relajamiento, del estiramiento, facultades que el sistema capitalista ha logrado que ignoremos e incluso, tiremos al olvido. Si bien estas son algunas de las problemáticas que interesan a David, el resultado visual es sencillamente llamativo, genera una danza visual donde intervienen elementos de diversa naturaleza: volcanes, ciudades, trazos de grafito, plazas históricas, accesorios de lo cotidiano resguardantes de la tradición de pueblos originarios. Los invitamos a leer la entrevista.

Me hubiera gustado que la entrevista hubiera sido presencial, sobre todo por el tema que está siempre presente en la obra escultórica de David Hernández, que es el de la corporalidad humana. Hubiera sido idóneo haber tenido la oportunidad de estar cuerpo a cuerpo y poner atención a lo que sucedía mientras llegábamos, nos presentábamos y lo entrevistaba, sin embargo, la premura de los tiempos y las circunstancias pandémicas nos obligaron a que la hiciéramos a través de audios enviados por WhatsApp.



David Alejandro Hernández Colisión, Ensayos deportivos de la escultura (2015)


J. Buenas tardes, David, es un gusto estar en contacto contigo. Toda tu obra es muy interesante, Hice una selección de algunas piezas en específico que llamaron más mi atención. Empiezo por la pieza de “Habitáculo 1”, que forma parte de la exposición Apuntes del Cuerpo por dos razones: Considero excepcional el que hayas traído a esta realidad tangible el modelo del “Hombre de Vitruvio” y, aún más inusitado, el que hayas utilizado las medidas de tu propio cuerpo para construirlo. La primera pregunta que me surgió fue: ¿Cómo conseguiste la locación para hacer el registro fotográfico y de video de esta pieza?


D. Pues esta instalación que hice con base en el dibujo Leonardo Da Vinci del Vitruvio (que era un arquitecto griego), lo hice porque estaba reflexionando sobre los espacios mínimos habitables y sobre la percepción espacial del cuerpo, del movimiento y de la extensión del cuerpo y con base en este estudio, en este idea, generar un habitáculo, un espacio mínimo que te permitía, no solamente estar ahí, sino que podía reflexionar sobre la relación del cuerpo con el espacio y pues Vitruvio, al ser arquitecto y Leonardo Da Vinci al estudiar también estas cosas sobre la antropometría, la relación del cuerpo, la proporción del cuerpo, sigue esta cadena de investigación. Esta es una pieza que me detona una serie de preguntas sobre sobre la arquitectura mínima, con esto que denomino como habitáculo y que es algo con lo que estoy trabajando ahora, mismo que ha derivado a “Trajes espaciales” y cómo se envuelve el cuerpo, cómo habita el cuerpo y la locación fue muy fácil. Yo necesitaba hacer un registro para para presentar el proyecto y le escribí a la Facultad de artes de la Universidad Autónoma del Estado de México; ellos estaban remodelando unos espacios y abriendo unos espacios nuevos yo, por casualidad, un día que fue la biblioteca, vi el lugar y me pareció que funcionaba para hacer el registro, entonces escribí un oficio para solicitarlo y hacer el registro de 24 horas, que me permitió, no solamente estar ahí ese día, sino todo un día y toda una noche para hacer un registro de la pieza, entonces, ahí dormí y todo.


J. Sí, me parece muy interesante este experimento que hiciste, que consistió en habitar este espacio mínimo durante 24 horas, entonces, me gustaría que nos contaras acerca de esta experiencia de haber estado en este espacio durante veinticuatro horas comiendo, durmiendo, tal vez haciendo ejercicio, estiramientos... ...¿Cuál fue el resultado final sobre tu cuerpo y sobre tus emociones?


D. Sí claro, la experiencia fue muy reveladora. Yo ya sabía que el espacio cumplía con esas proporciones y esta escala de mi cuerpo, o sea, el muñequito de Leonardo da Vinci, que está con los brazos abiertos era yo entonces, ya sabía que cumplía con esas proporciones, ahora, había que ver cuántas posibilidades tenía el espacio de ser habitado. (El modelo) tiene 6 peldaños que se pueden mover en diferentes posiciones y que te dan múltiples posibilidades de dividir el espacio, solamente una con una especie de silla, dos, poniendo una mesa haciendo un escritorio, sí hice allí algunos estiramientos de yoga, invité a otra gente a comer, se puede dormía muy bien, cabe una persona de hasta de 2. De dos metros con 5 cm, acostada, de diagonal a diagonal entonces obviamente, el ejercicio lo volvió muchísimo más rico porque a la hora de experimentar el espacio, te das cuenta de que un espacio tan pequeño puede tener múltiples posibilidades de transformación acorde a tus necesidades que es, básicamente, lo que hacen todos, bueno, la mayoría con sus casas, con sus departamentos: buscan formas de volver ese espacio mucho más óptimo, mucho más funcional o práctico y pues, era la idea de esto.


J. Lo primero que me llamó la atención de tu obra, fue el discurso a partir del cual abordas el tema de la escala del cuerpo humano, en específico del tuyo, en comparación y/o trasladada a los objetos, estructuras y arquitecturas que tú mismo construyes, esto te lo digo por lo siguiente: en el ámbito de la danza, se maneja mucho el tema del espacio corporal, sus dimensiones y sus facultades de movimiento a partir de un concepto que se llama “kinesfera” palabra que se deriva de la kinestesia, misma que significa movimiento; proviene de kinesis, que significa movimiento y aistesis, que es la sensación entonces la kinesfera es el espacio que un individuo es capaz de abarcar con la máxima extensión de su cuerpo otorgando está kinesfera una amplia capacidad de movimientos, desde ordinarios hasta poco usuales. En general, los bailarines consideramos que esta kinesfera nos otorga de una capacidad de movimientos muy amplia, a diferencia de ti; tu reflexión proviene de la escultura del espacio y de la arquitectura en relación con el cuerpo es decir, parte de otro punto: dese afuera, desde el espacio, hacia adentro, hacia el cuerpo e intervienen otros factores, como la sociología de las masas y el control de la población por medio, en este caso, de construcciones pequeñas. ¿Es así? y si es así, ¿podrías contarnos más al respecto?


D. Hay un montón de formas desde las que se puede abordar el objeto, para mí, una parte importante de la que parto, es de pensarlo formalmente, me dedico a la escultura y a partir de esta relación del cuerpo con la materia, del cuerpo con el espacio, pues es desde donde se va desenvolviendo todo esta serie de proceso y de reflexiones. Sí conocía este término y me parece súper interesante: cómo puedes hacer un desplazamiento desde un punto hacia otro extensión de tus brazos, incluso un brinco un giro, todas estas cosas que hacen que tu cuerpo permita abarcar un determinado espacio con el movimiento, con la fuerza de tus piernas, de la amplitud, de la elasticidad y esto, trasladado a lo que yo estoy haciendo, obviamente también lo pienso así pero digamos que trato de materializar esta esta reflexión. Fue muy interesante porque yo me yo vengo desplazando una serie de reflexiones que tienen que ver con el boxeo y por ejemplo, cuando tú tiras un golpe recto de izquierda y de derecha avanzando, si tú lo haces con la técnica correcta, la amplitud que va a tener ese golpe va a ser exactamente la altura de tu cuerpo, si yo mido un metro con setenta centímetros, la amplitud de mi golpe va a llegar a un metro setenta, entonces, a partir de estas cosas de las que me hice sensible al pegarle al costal, al boxear con alguien más, está baile que haces con otro en el ring, es que empiezo a repensar todas estas cosas. Por supuesto que este es éste es una faceta digamos de la reflexión pero hay otra que tú haces mención en el audio que por supuesto que tiene que ver con las políticas públicas, por ejemplo de construcción de espacios, sobre cómo habido una precarización de espacios, cómo la gente, en las grandes ciudades tiene que dividir espacios que eran más grandes para que habiten tres, cuatro, cinco personas e incluso en otros lugares, como ya se están diseñando espacios súper pequeños para que la gente habite donde solamente hay una cama, un retrete y un escritorio o gente que vive en jaulas en China que no pueden pagar un departamento y pagan una jaula de un metro por dos metros. y le ponen un candado y ahí guardan sus cosas, o sea por un lado, hay un interés formal sobre él sobre el cuerpo y la escultura Y qué, cuándo voy derivando en la arquitectura, por supuesto que para mí tiene mucho que ver con esta con estas situaciones o circunstancias que están ocurriendo en el todo el mundo, que son la precarización de los espacios, cómo se diseñan los espacios, obviamente las personas con mayor recurso económico tienen otras posibilidades de diseñar espacios y mientras menos recurso económico, hay más precarización de espacios y demás, entonces si son esas dos esferas las que más me preocupan en mi trabajo.




J. La siguiente pregunta es acerca del tu práctica del boxeo. Estaba leyendo la descripción que haces de tu obra “Marrullerías” de la comparación que haces con el ejercicio de boxear y el de esculpir, a partir de lo cual, me vino a la mente el siguiente cuestionamiento: ¿por qué comenzaste a entrenar para practicar boxeo, hasta convertirte en un pugilista profesional? ¿fue a partir de la escultura?


D. Okay, pues mira, uno, yo creo que siempre he sido corporal, muchas cosas de la manera en la que yo aprendo eso es esta manera háptica , a través de la piel, del cuerpo, de los músculos. Entonces empecé a practicar boxeo cuando iba en la universidad, pero en realidad, siempre estaba interesado en los deportes de contacto en varios deportes: taekwondo, karate, kick boxing, jugué mucho tiempo fútbol soccer, basquetbol béisbol, basebol, voleibol, mi actividad siempre fue mover mi cuerpo y luego la escultura, parece una cosa que está completamente separada pero, en realidad, la escultura es la rama del arte que está más ligada al cuerpo. Al ser el cuerpo algo que se dimensiona como alto, ancho y profundo, pues la escultura estudia precisamente estos temas: el alto el ancho y el profundo y con eso el volumen, el equilibrio, la densidad, el peso, la fuerza, todos estos otros conceptos que si los piensas sin relacionarlos a la escultura pues bien pueden estar relacionados a un cuerpo a una masa que se mueve o una masa que esté estática, a un volumen a una forma, entonces para mí, los dos están ligados, la escultura es cuerpo y el cuerpo es escultura, si tú no te mueves alrededor de una escultura no puedes entenderla, vas a ver solamente una parte ella, entonces, hay que mover el cuerpo para mirar los 360 grados de la escultura y este ejercicio a mí me pareció fundamental a la hora de entender la escultura y de hacer escultura. Ya después con el boxeo, yo me estaba permeando de estas otras cosas de la carrera, que tenían que ver con reflexiones más plásticas, más formales y ahí fue donde termine de hacer el vínculo y pues, la necesidad de vincularlo con mi cuerpo, pues es más bien porque yo siempre he estado muy conectado con esta dimensión háptica, de cómo aprendo el mundo a través de mi cuerpo.


J. Para conseguir esta pieza de “Marrullerías”, ¿estuviste boxeando durante 6 horas con la masa que estabas modelando?


D. En esta pieza que se llama “Marrullerías” lo que hice fue intentar erguir una masa de plastilina de más o menos unos 150 kilos y ponerla sobre el muro, entonces, era como una lucha todo el tiempo de estar de estar empujando, de estar llevando material arriba, empujándolo, golpeándolo para que se amalgamara… …Para mí ésta, más que una sesión de boxeo, era más bien hacer esta relación de una lucha cuerpo a cuerpo, el cuerpo era pues obviamente el cuerpo humano pero también era el cuerpo de la masa, el cuerpo que se estaba formando y que se estaba formando través de los empujones de los golpes, de los tallones, haciendo esta metáfora de lucha cuerpo a cuerpo. Y pues la masa, era un receptáculo no que no permitía irse acumulando, sino que además, se lograba impregnar parte del esfuerzo, ahí se quedaron cabellos, las marcas de los nudillos, se me reventó un nudillo, quedaron restos de sangre, las marcas de los codos de la cabeza, o sea, van quedando como estas partes del volumen de mi propio cuerpo que estaban formando ese otro cuerpo y en esta pieza, lo que descubrí fue que al mismo tiempo que se estaba formando el objeto escultórico, que era esa masa, se estaba transformando mi cuerpo por medio del ejercicio y del esfuerzo y ese momento fue clave porque yo entendí que la escultura no podía entenderse más que con esta dinámica de relación y reciprocidad entre mi propio cuerpo y el objeto y esto tiene que ver con lo que te mencionaba de que si tú quieres experienciar una escultura rígida, tienes que hacer esta transición de moverte en 360°, por arriba, por debajo y, este movimiento del cuerpo, era lo que yo quería dejar ahí.


J. La siguiente pregunta es acerca de tu obra “Colisión”, de la serie Ensayos deportivos de la escultura. Medios alternativos en el 2014 2015. Qué es un video que en el que pude observar que manipulas de muchas formas un bloque de Carbón gigante, bueno, un carbón enorme del tamaño de tu cuerpo que lo tallas sobre el piso y contra la contra la pared realizando trazos como el que titulaste “Talla”. ¿Cuál es el sentido que le das al hecho de trabajar con un elemento de tu mismo tamaño pero mucho más pesado?


D. La pieza a la que haces mención, que es “Talla” pertenece a una serie Colisión. Ensayos deportivos en la escultura y en esta se pretendía hacer una reinterpretación por medio de un ejercicio corporal sobre la técnica de talla, qué es básicamente una técnica de la escultura en la que se va eliminando, se va restando, se va restando sustrayendo material de algún elemento para generar una escultura. Como es parte el mismo proyecto, lo que hice fue tomar un bloque con la misma las mismas medidas que otro que puedes ver ahí en la de modelado cuerpo contra cuerpo, pero está carbonizado, tiene el ancho de mi espalda, la altura de mi cuerpo pero pesa unos 110 kilos y la idea era ir restando material pero en este proceso de restar material, también se fue dejando un residuo gráfico, el del desplazamiento de la materia sobre ese espacio que iba quitando material, e iba generando este trazo y me interesaba por muchas maneras: por obtener un registro del movimiento del objeto de la escultura, o sea, no solamente el ejercicio, o el esfuerzo de mover el objeto, de mover el cuerpo alrededor del objeto, que estuvieran en proporción de fuerza de volumen de la capacidad que tiene mi cuerpo de moverlo, de sujetarlo, de voltearlo de cargarlo, de subirlo, que es una experiencia digamos formal; me interesa también dejar un rastro de este ejercicio, más allá del de lo que yo podía experimentar en mi propio cuerpo, sino que era una cosa también mucho más gráfica y descriptiva y pues eso es básicamente lo que ocurre con esta pieza que se llama “Talla”. Se expuso ya después en un museo, pero la pieza se hizo previamente en un estudio donde se filmó y demás básicamente es eso.


J. Advertí mucha similitud entre esta pieza de “Talla” y su proceso de creación, con la de “Entrenamiento cuerpo a cuerpo”, donde utilizas un bloque similar al carbonizado. Al ver el vídeo donde lo manipulas, me pareció una acción con mucho ritmo, con cadencia, incluso puedo decir que hasta con musicalidad, por el sonido de tu respiración y de tus jadeos. No sólo veía la interacción que llevabas a cabo con la pieza, si no que veía una especie de performance, un baile donde tu cuerpo era el ejecutor de todos los elementos: visual, auditivo, sensorial.


D. Sí, la pieza “Modelado cuerpo a cuerpo” Qué es la piel A qué te refieres, fue un proyecto que hice para el FONCA, jóvenes creadores, en ese año 2014 2015 y en uno hay un bloque de madera, así, normal con lo que te decía de estas relaciones antropométricas: lo de la espalda y la altura y el otro es un bloque carbonizado que carbonicé metiéndolo en dos tambos de metal, lo sellé y luego hice una hoguera alrededor del para que se deshidratara y se carbonizara y la idea era tener dos visiones diferentes de esto que te comentaba: uno que dejara un registro, un residuo gráfico, además que fuera perdiendo material y el otro pues no va perdiendo material, el que va perdiendo material pues soy yo a la hora de ir haciendo ejercicio, se va modelando mi cuerpo en proporción al ejercicio que estoy haciendo con él. Sí hay una secuencia de ritmo que logré; la del video fue como la sesión número 10 o 12, la que terminó como la pieza final de un total de unas 16, 17 sesiones que hice con el tronco, porque al principio pues obviamente fue difícil lograr este ritmo precisamente de moverlo, de cambiarlo, de ejecutarlo, yo también iba viendo posibilidades de acción con el tronco, entonces, es muy importante sí, esta cosa del ritmo porque en esa sesión, parece más un ejecución coreográfica, parece más un baile, una danza que se logró mediante el ejercicio continuo de estar trabajando con el tronco, de estar estarlo cargando, moviendo, midiendo y demás. Para mí es importante por lo que te comentaba, en el boxeo lo importante que es la cadencia y el ritmo de moverse en combinación y en coordinación, no solamente de tu cuerpo, sino también del otro cuerpo y sí, así justo se propuso este trabajo de modelado cuerpo versus cuerpo que era un poquito más rítmico y por supuesto que la respiración, el jadeo, el sonido del tronco, porque también el tronco hacia un sonido de rechinido cuando se arrastra por el piso y demás, pues se notaba que había una secuencia de movimientos, mucho más melódica, si podemos decirlo así, mucho más acompasada al peso y volumen de los dos cuerpos.


J. ¿En algún momento has pensado trabajar con artistas escénicos que manipulen tus esculturas o estos moldes como haciendo algo parecido a lo que tú haces? ¿Has pensado como en colaborar con bailarines o actores para trasladar este tipo de acciones a un escenario?


D. Ese es un tema pendiente que tengo. Ya hice una colaboración con unos artistas escénicos, con un coreógrafo que se llama Gervasio Chetto, que con él precisamente trabajé este proyecto que se llama “Naaktan”: una escultura interactiva que se puso en un parque público en Mérida. La idea era que con esta escultura se practicarán ciertos movimientos de un arte marcial ficticio que elaboró este grupo de coreógrafos. Al final salió esto, el intercambio fue muy chingón, un intercambio de pensar posibilidades de movimiento del cuerpo y de cómo se ejecutan los movimientos de este arte marcial, cómo pueden ser prácticos o no. Fue un proyecto que duró un año y que culminó con esta escultura que se llama “Naaktan” que seguro viste el videíto. Yo pienso hacer una exhibición con varias de estas estas obras, que tengo en algún espacio que así lo permitan, un espacio pues más o menos grande que pueda albergar todas estas piezas y quiero por supuesto que trabajar con algunos artistas escénicos para que se ejecuten las piezas en vivo, lo pienso para una exhibición donde haya más de una sola pieza y por otro lado, pues me sigue interesando mucho ese lenguaje, yo estoy muy conectado, pienso en esta idea del cuerpo en el espacio y representando algo entonces, para mí la gente que se dedica la danza y los coreógrafos son súper súper interesantes. Así que por ahí estoy trabajando ahora también, para ver si puedo realizar algunos otros ejercicios con coreógrafos.


J. Precisamente la última pregunta es acerca de esa escultura de Naaktan. Sí vi el video, vi como el proceso de elaboración de la de la pieza y fotografías, y vi la descripción que se refiere a la acción de enarbolar la resistencia de los pueblos originarios sin embargo, no supe cómo relacionar esto de la resistencia de los pueblos originarios y de su memoria histórica y cultural y con esta pieza escultórica.


D. Bueno, el proyecto en “Naaktan” que es el nombre de la escultura, fue un proyecto apoyado por Coinversiones de CONACULTA, del FONCA y fue la unión de dos proyectos: uno que se llama Winkilil y el proyecto que yo tenía que se llamaba Colisión. Los juntamos esos dos. Winkilil fue una recopilación de movimientos tradicionales de pueblos mayas y de movimientos como por ejemplo: cómo amasar una tortilla, cómo hacer un trenzado de cabello y estos coreógrafos intentaron movimientos un arte marcial, como desplazarlos a movimientos de arte marcial justo cómo fusionar un poco El Kung Fu e hicieron un archivo de estos movimientos que después trasladaron a una especie de arte marcial que era muy coreográfica. Luego, con mi proyecto, lo que se hizo fue intentar hacer más dinámicos esos movimientos por medio de la dinámica del boxeo y de las artes, marciales y finalmente traducir todo esto a una escultura que quedara en un espacio público que fue el parque Salvador Alvarado en Mérida y esto de la memoria, pues es que, nosotros pensamos normalmente que se guarda la memoria haciendo un registro, haciendo un registro documental haciendo un registro por escrito, haciendo un archivo y así es una forma de mantener la memoria. Este proceso que fue un proceso más artístico, también da una posibilidad de generar un registro y de guardar esa memoria, de guardar ese lenguaje corporal, aunque se haya traducido a otra cosa y terminara en otra cosa, es también una forma de mantener vivo este este acervo de movimientos, este archivo de movimientos. Entonces, por un lado era importante eso, que el mismo proyecto fuera una forma alternativa de generar este archivo y por el otro, que culminara en esta escultura. Además, hicimos una presentación donde invitamos a artistas marciales a interactuar con la escultura y a la gente en el público en general y eso era básicamente ese proyecto.


J. Muchas gracias por la entrevista Y bueno, pues ya te avisaré cuando esté publicada en la revista de arte boticario que de hecho, si quieres echarle un vistazo es la página, es www.revistarab.com o en Facebook estamos como Revista de Arte Boticario. Muchas gracias y buenas noches.


D. Vale pues muchísimo gusto y muchísimas gracias por permitirte este tiempo también para la entrevista, por los comentarios que me haces al respecto, agradezco también que hayas tenido la paciencia de estar hasta estas horas continuando con la entrevista. Deseo que tu trabajo y que la revista sigan teniendo mucho éxito y pues también está bueno tener ese contacto tuyo de qué te dedicas a esto de la danza por si en algún momento igual, pues se me ocurre alguna especie de colaboración, pues con mucho gusto puedo invitarte, si estás interesada. Vale pues muchas gracias y que descanses buena noche.


J. Me encantaría. Yo hago danza folklórica, específicamente.


D. A mí también. Saludos y hasta pronto.



* * * * *


Jazmín Rangel


Estudió Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, así como Danza Folklórica en la Escuela Nacional de Danza Folklórica del INBA. Experta en el área de humanidades y las artes con más de 15 años de experiencia en actividades de fomento artístico en el sector público y privado y como emprendedora independiente. Tiene un manejo idóneo del conocimiento interdisciplinario orientado a la promoción de los valores de la cultura nacional y del entendimiento del ámbito cultural, que le permite un desempeño eficiente en actividades de gestión y difusión, con gran impacto en audiencia local, regional y las comunidades circundantes. Se ha dedicado a la docencia de disciplinas corporales, en específico de danza folklórica, yoga y expresión corporal. Actualmente colabora en la Revista de Arte Boticario, en la columna de Entrevistas y Ensayos y en la organización de exposiciones temporales en la Galería RAB 63.


* * * * *



RAB Revista de Arte Boticario ~ 2019